En un post de 20151 de su blog FlowingData, Nathan Yau nos da algunas de las reglas que debemos tener siempre en cuenta a la hora de realizar gráficos:

No puedes reproducirlo si no entiendes de dónde viene un número.
No puedes reproducir lo que no recuerdas. Y creéme: no lo recordarás.
No puedes reproducir lo que has perdido. ¿Y si necesitas acceder a cómo era un archivo hace 1, 10, 100 o 1000 dias?

Edward Tutfe no se anda por las ramas. Ya en la primera página de su excelente “The Visual Display of Quantitative Information” nos cuenta que los gráficos deben (la traducción es mía):